Wettersteingrat – sentimientos en la montaña

Flo en el Wettersteingrat

I have no clue why, but I felt like writing all this stuff in Spanish. I just felt like it, so here you go.

Nos bajamos del bus. Son las 9 de la mañana y es nublado. El cielo es gris clarito y en general todo esta cubierto en gris. Parece que el mundo todavía esta durmiendo. Pero el aire ya es fresco y nuevo. Cada respiro es un placer, da mucha energía, tan fresco! Es un poco frio justo perfecto para hacer deporte, para moverse. La manga en frente es mojado y llena de gotas de agua. Mas no veo porque es nublado. Y camino fuerte y disfrutando!

Las nubes se mueven y así hay huecos a veces aquí a veces allá se presenta la naturaleza fragmento por fragmento. Unos arboles aquí otros allá. Luego estoy en un bosque dentro de ellos. Y sigo caminando y subiendo la montaña. Tengo fuerza en los pies y en los brazos y me empuja pa’ ‘rriba. Siento como mi cuerpo esta celebrando, ya esta caliente la machina y va y va. Quito la chaqueta y voy metro por metro, curva por curva, subiendo más y más. Mientras el cuerpo camina mi hermano y yo nos estamos actualizando de la vida, hablando de muchas cosas y opiniones.

Y en un momento se abre el bosque. En frente esta un plano de manga, abierto y grande. Una vista muy linda y cariñosa. En el distante se oyen las campanas de algunas ovejas. pling. pling. Es un oasis de tranquilidad.
Pero a los dos lados las nueves a veces dejan ver ROCA. Montañas altas de roca. Paredes de roca. Altas y fuertes y dominantes. Me recuerdan de otros encuentros, otras aventuras en la roca y se me sube la emoción. Quiero ir.
Sigamos caminando. Los temas de la discusión van más a dirección de sentimientos y ideas. Más de cosas profundas, de más adentro, del corazón. Y el camino sube más y más ahora más inclinado por las nubes – cuales hacen todo el ambiente místico.

Más inclinado y más rocoso y no se demora mucha hasta que tenemos que coger la roca a veces con las manos. No vemos lejos y así detrás de todas las curvas se abre un mundo nuevo. Vamos más y más arriba y más y más lejos del mundo del trabajo, del tráfico, del ruido, del dinero, de las casas y de toda la civilización, más lejos del mundo de todos y también de todos los problemas, dejamos el mundo normal abajo – entrando a otro mundo, donde solamente hay la naturaleza y nosotros. Y donde la naturaleza nos regala impresiones maravillosas todo el tiempo.
Llegamos a la cabaña y la señora nos ofrece sentarse adentro donde esta caliente de fuego de madera recién encendido, pero nosotros ya no más estamos en este mundo. Disfrutamos estar sentado afuera en el aire fresco, en la naturaleza, comiendo lo simple que nos hemos traído y es lo más rico que existe.

Aquí termina la caminata. La cabaña esta situada en un hueco en la cresta de la montaña. En frente y detrás de la cabaña hay una pared. La de en frente vamos a subir ahora. Aquí termina el senderismo. Aquí no hay sendero. Aquí por completo entramos a otro mundo y a otro nivel. Ahora hay la roca en frente de nosotros y las ganas de subirla. Nada mas. Ahora se necesita todo el cuerpo y todo el cerebro. Cojo la roca con mis dos manos, me empujo pa’ ‘rriba y me voy. Por las próximas 7 horas vamos a escalar en la cresta. Vamos a tener roca en los dos manos casi todo el tiempo. Vamos a escalar pa’ ‘rriba y pa’ ‘bajo. Ahora muchas veces se necesita 100% de concentración, de precisión y experiencia. Un error puede hacer la diferencia dentro vida y muerte. Este escalamiento hacen menos que 50 personas anuales y en este día estuvimos los únicos.

Por que? Porque arriba en la cresta tengo aire arriba y por grandes partes de abajo también. Casi estoy en el cielo, y se siente más así cuando estoy en cima, abajo y dentro las nubes. La naturaleza me da un fenómeno después del otro: una vista maravillosa, una forma de roca espectacular, una presa de mano perfecto. Y la roca es cruda y tosca y el viento es fuerte, las nubes se mueven rápido y el clima puede cambiar cada momento. Aquí la naturaleza muestra toda su fuerza y su poder y también en este ambiente muestra su amor como las vistas espectaculares. Aquí todo es extremo.
Y la toco, la naturaleza, la roca, cada momento y a veces me toca hasta abrazarla para coger una roca bien, y es un placer hacerlo. Porque somos solamente la naturaleza y yo. Y somos una misma cosa, hago parte de la naturaleza en total, de la roca, de la montaña, de las nubes y de todo.
Todo el cuerpo, cada músculo y todo el cerebro se enfocan en una sola cosa: Escalar. Se unen en un equipo perfecto para hacer movimientos exactos y pues perfectos. Cada movimiento es planeado, preparado, balanceado y con precisión. Es como un ballet despacio en cima de la montaña. Todo el tiempo hay que hacer un análisis de riesgo y estar seguro de lo que uno hace, pero también estar preparado para el caso de que algo no funcionaría. Concentración y control perfecto del cuerpo. Obviamente no más estamos hablando mientras estamos escalando, no hay capacidad para esto. Solamente en los partes en cuales uno puede caminar normal uno relaja un poco.

Un poco debajo de la punta todo es cubierto en nieve. Otra vez la naturaleza nos muestra quien manda aquí.
Y en la punta uno se siente fenomenal! No importa si fue fácil o difícil la montaña, alta o baja. Si uno tenía que escalar o no. En la punta a uno le espera la felicidad! :)
Y aquí comemos los primeros trocitos de la chocolate-de-la-punta cual siempre comemos como costumbre y nos saludamos que lo hemos alcanzado y disfrutamos la vista y hablamos sobre la experiencia y sobre la naturaleza tan linda. En los siguientes 3 picos comemos el resto del chocolate, pero hagamos paradas más y más cortas y hablamos menos y menos. En el último pico la parada se demora ni si quiera 5 minutos: chocolate, agua y ya. Ahora no se tiene que hablar más. Se sabe.

Uno se siente feliz – en armonía con la naturaleza – lleno de impresiones – con la energía gastada de buena manera – con el cuerpo y la mente limpiada de tanto viento y aire fresco – en paz con el mundo y todo.

una lección más:
Bajando cogimos la ruta estandard cual es una reguera muy inclinada, llena de roca lisa y en nuestro caso cubierto con 20 centimetros de nieve. Pensamos que no es muy buena esta ruta, pero como es la ruta estandard no va a ser tan grave. Bueno, bajamos la mitad fuera la ruta en una roca al lado, pero en fin nos tocó bajar a la reguera. No tenía guantes y entonces casi me congele nos manos del frio de la nieve. Paso a paso con mucho cuidado.

Dos veces deslise. Gracias a dios las dos veces fue capaz de frenarlo despues de algunos metros. Lo mismo paso a mi hermano. Fue un error coger esta ruta. Pasó lo que no puede pasar. Tenia choke. Tenia miedo. Ahora teniamos que bajarla, ya estuvimos muy abajo para regresar.
Pusimos todavia más atención y asi nos demoramos una hora para un tramo de cien metros. Fue terror. Fue mierda. Tenía mucho miedo y frio y no quería más – pero tenía que para salirme de esto.
Esto nunca se puede repitir. Nunca.
Cuando por fin saliamos de esta reguera no miramos arriba ni una vez solamente nos queríamos que ir de este lugar tan horrible.

Luego fue plano y facil la ruta y otra vez en la cabaña fue capaz de hablar otra vez, pero no queria hacer chistes, no queria hablar sobre el tema – todavia tenia choke y estress. Y de verdad no pude dormir. Algunas horas tenia que procesarlo en mi mente en la cama lo que pasó y como nos pasó que cogimos esta ruta. Pensandolo otra vez fue como un accidente en carro cuando frenas y el carro todavia lisa y veas la pared en frente y rezas pa que para antes de la pared. Afortunadamente frenó antes de la pared.

Nos levantamos a las cinco y media, comimos rápido y nos lavamos los dientes con vista a los picos más altos de Alemania en aurora espectacular. Ahora la naturaleza otra vez queria estar mi amigo y me da animos para este día nuevo. Media hora despues estuvimos en el primer pico de la cresta hacia la otra direción desde la cabaña. Y con la macina caliente otra vez. Desde ahí escalamos en territorio más dificil de lo de la cresta de ayer – pero con menos fuerzas y más cansado, y con los recuerdos al disastre de la bajada de ayer. Fue fenomenal la ruta, super linda, con vistas espectaculares y movimientos buenos y todo, pero senti lo de ayer y tenia estres y miedo. Despues de 2 horas escalando llegamos al segundo pico. Solamente fueron las 9 de la mañana pero ya estuvimos cansados de la ruta tan dificil y del cansansio y de los recuerdos de ayer. Habia una ruta para bajar de la cresta y cuando fue claro que el parte más dificil todavia fue en frente de nosotros y donde la cresta solamente tenía 50 centimetros de ancho y bajando 30 ó más metros a los dos lados fue definitivamente claro que aquí nos vamos a bajar. Fue muy triste porque escalar esta cresta hasta su fin el razón de venir, y fue un sueño cual hemos tenido hace más que un año, pero fue la decision correcta. Nunca más podemos estar en riesgo como lo del día anterior. No por razón de nieve, ni de cansansio, ni de dificultad. De pronto una vez vamos a regresar con equipo de seguridad …
Pero hoy bajamos y caminamos a la civilisación en el valle en vez de en la cresta. Vimos muchos nuves y lluvia en la cresta. Fue la decision correcta bajarse.

Obviamente la bajada en la reguera de nieve nos dañó el plan del segundo día. Pero pasó algo más importante, aprendimos algo. En los últimos toures hemos subido el nivel más y más y ahora hemos visto el limite, dentro los que van a la montaña por el placer pero no quieren coger riesgo, y los locos cuales hacen los toures porque son tán dificiles, porque son los primeros cuales los hacen ó porque es glorioso – los cuales van al Mount Everest por ejemplo. Yo estoy decidido. No quiero ariesgar nada. A mi también me gusta subir una montaña facil. Para mi lo bueno es la naturaleza y el movimiento y el sentimiento – pero no la adrinalina del riesgo.
Si lo repiteria un dia no voy a coger la reguera de nieve y voy a venir con más equipo de seguridad.
Entonces no fue una perdida y no tenia nada mal el tour. No fue como la teniamos planeado, pero tampoco teniamos planeado con una aurora tan espectacular, no con las nubes místicas ni con la roca tan buena. Fue una experencia muy importante en mi vida. Un placer gigante y una lección fuerte. Fue muy bien asi como fue. Gracias.